Home » Articles posted by Fran

Author Archives: Fran

IV Congreso de la FAAR de Sevilla

Bajo el título “ALCOHÓLISMO ¿ES COSA DEL PASADO?” la Federación de Alcohólicos/as Rehabilitados de Sevilla celebrará su IV Congreso que tendrá lugar entre los días 4 a 6 de Marzo de 2016 en la localidad de Guillena (Sevilla).

El acto que contará con la presencia de diversas autoridades, incluirá ponencias de profesionales implicados en el movimiento asociativo, realización de talleres y horas de convivencia.

Fuente: web de FARR. Para mayor información hacer click

Entrevista al Dr. Nelson Tiburcio, modelo de Comunidad Terapéutica

Aula de Alcoholismo y Policonsmo entrevista al Dr. Nelson Tiburcio en relación al Modelo de Comunidad Terapéutica.  Entrevistado por: Antonio Jesús Molina Fernández Editado por: Francisco Montero Bancalero

Dr. Nelson Tiburcio

Dr. Nelson Tiburcio

Dr. Nelson Tiburcio es Ph.D. por el John Jay College of Criminal Justice, City University de Nueva York B.S. Fordham University. 1.- Usted presentó en la última conferencia del NHSN una investigación sobre la situación de las comunidades terapéuticas ¿cuáles son los objetivos que se marcó en este proyecto? Una de las cuestiones claves que intentamos investigar fue la eficacia del modelo de Comunidad Terapéutica (CT) en China y Malasia; y con respecto a las comunidades terapéuticas de Daytop en Nueva York. Este fue un estudio de métodos cruzados financiado por el National Instute on Drug Abuse. Los objetivos específicos del estudio fueron:

  • Describir las características de la persona usuaria y el programa de 4 programas de CT en China, Malasia, y los Estados Unidos.
  • Examinar las características culturales únicas en relación con el tratamiento eficaz en cada lugar.
  • Determinar el grado de fidelidad a las buenas prácticas del modelo de TC por cada uno de estos programas.

2.- ¿En qué momentos y por qué motivos comenzó a investigar el modelo de CT? Primero comencé a investigar comunidades terapéuticas y estudios sobre procesos y resultados en CT a comienzos de los 90. Mis intereses específicos eran dobles: 1) buscar una mayor comprensión de cuál era el proceso desde la propia perspectiva de los participantes, y 2) comprender el proceso de abstinencia/recuperación a largo plazo. Mi trabajo de disertación (Tiburcio 2006; 2008) investigó sobre el mantenimiento del proceso de abstinencia entre un grupo de ex consumidores de heroína y ex delincuentes. Muchos de estos sujetos también presentaban diversos contactos con la participación en CT.

“Una de las más grandes dificultades que los investigadores experimentan cuando investigan estos modelos consiste en superar diversos matices culturales. .” comenta el Dr. Tiburcio

3.- ¿Qué ventajas contempla su investigación que ofrece la TC y para qué perfiles resulta más adecuada según los resultados de su investigación? Nuestros estudios sugieren que el apoyo de los iguales sea uno de los principales apoyos dominantes en el mantenimiento de la abstinencia del tratamiento post residencial. Este elemento también aparece como crítico entre distintas poblaciones, incluso adolescentes. Como refleja este comentario común de varios participantes: “es importante para mí comprender lo que hacer, pero también resulta igualmente importante comprender qué no hacer… y como estas acciones afectan a mis iguales”. También continuamos investigando los elementos del proceso de apoyo entre iguales. Según informó uno de nuestros participantes: “El ayudar a otros a conseguir la recuperación, ayuda a consolidar mis propios esfuerzos, lo que a su vez me ayuda a compartir esta información con otros tantos”

“Al conducir las entrevistas del grupo principal en China notamos que muchas de las respuestas eran monosilábicas, es decir, el comentario expansivo es insuficiente”, señala el Dr. Tiburcio

4.- ¿Qué inconvenientes o carencias metodológicas puede plantear este modelo? Una de las más grandes dificultades que los investigadores experimentan cuando investigan estos modelos consiste en superar diversos matices culturales. Por ejemplo, en nuestro estudio financiado por el NIDA sobre las mejores prácticas en CT internacionalmente, encontramos que aunque el modelo básico del CT sea eficaz y traduzca bien en general, puede haber algunas cuestiones metodológicas que deben ser abordadas. Específicamente, al conducir las entrevistas del grupo principal en China notamos que muchas de las respuestas eran monosilábicas, es decir, el comentario expansivo es insuficiente. Para los propósitos cualitativos, esto puede ser problemático. El diseño requiere normalmente de la aclaración en los conceptos clave y comentario extendido, y advertimos que durante la etapa uno de nuestro trabajo de recogida de datos éste no era el caso. Sin embargo, durante la fase de la recogida de datos en la parte cualitativa, nos cercioramos de indagar e investigar en torno a los elementos que se pudieron haber pasado por alto durante la etapa uno. En conjunto, apoyamos y re-investigamos los temas que fueron identificados inicialmente durante la etapa una. Buscábamos encaminar nuestros análisis de manera que los temas y los resultados emergentes serían saturados, comparables dentro de los cuatro programas (análisis intraprograma), pero también cuando al conducir estos análisis temáticos la comparabilidad se extendería entre los cuatro programas (análisis interprograma). 5.- NHSN se centra en la investigación estadounidense sobre adicciones en la población hispana, ¿qué conclusiones se pueden sacar sobre estas investigaciones respecto al modelo de TC?, ¿cuál es la tendencia de los hispanos con respecto al consumo de este tipo de sustancias y cómo ayuda la Comunidad a resolver estos problemas?, Algunos colegas que encontré recientemente en Houston durante una participación entre compañeros en el programa de ISPR de la universidad de Houston (Dr. Avelardo Valdez, director) indicaron que también desarrollaban varios estudios en México.

“Un elemento vital que he advertido a lo largo de los años y que he expresado anteriormente, el apoyo entre iguales es una herramienta magnífica para el desarrollo de la capacidad de reconocer y de abordar los desencadenantes comunes del consumo, así como los mecanismos eficaces para detener el mismo.” Aclara el Dr. Tiburcio

Durante nuestras discusiones encontramos varias dimensiones y semejanzas interesantes entre estos estudios, al comparar mi trabajo actual en los E.E.U.U. con su trabajo. Aparece que la espiritualidad es un campo importante dentro del marco continuo del mantenimiento de la recuperación que necesita posteriores investigaciones. Similar en algunas consideraciones al paradigma de los doce pasos, los componentes espirituales en el mantenimiento de estos esfuerzos merece investigaciones adicionales más extensas. 6.- ¿Qué opina sobre lo nuevos modelo de TC para perfiles específicos: patología dual, alcoholismo, mujeres con hijos a cargo…? Para tratar el espectro de las características inherentes a un perfil completo del tratamiento, los estudiosos de la conducta investigan la dimensión integral (que trata a la totalidad de la persona según lo postulado originalmente por Deleon, 1984). Un elemento vital que he advertido a lo largo de los años y que he expresado anteriormente, el apoyo entre iguales es una herramienta magnífica para el desarrollo de la capacidad de reconocer y de abordar los desencadenantes comunes del consumo, así como los mecanismos eficaces para detener el mismo. La generalización de estas herramientas entre los iguales se encarna como la clave del abordaje exitoso en el completo espectro del problema. Por otro lado, nos gustaría conocer algunos datos de su persona. – Según tenemos entendido, usted es criminólogo, ¿dónde se formó?

“Debo decir que NHSN fue muy útil para ayudarme a concretar planer y avanzar hacia adelante” manifiesta el Dr. Tiburcio.

I was a Masters level student in Sociomedical Sciences in the School of Public Health at Columbia University’s Mailman School of Public Health. During that time I applied for and was accepted to the Graduate Center of New York’s Doctoral program in Criminal Justice at John Jay College of Criminal Justice. I received a full academic scholarship at the Graduate Center, and thus transferred all credits toward that degree from Columbia. I completed my doctoral training, with a specialization in substance abuse and the nexus between substance use, reentry and criminal justice among ex-offenders. My doctoral dissertation and thesis was awarded the prestigious Reisenbach Award for a study that incorporates elements of desistance and substance use with a full investigation of the drug/crime nexus. I am quite fortunate in that my doctoral committee consisted of renowned investigators in the criminology and substance abuse fields. Distinguished Professor Todd Clear served as my onsite dissertation adviser; Dr. Bruce Johnson (Deceased) was my offsite adviser, and Dr. Barry Spunt (then Chair of the Sociology Department at John Jay) was my full time dissertation mentor. I must also say that the NHSN was very helpful to me in establishing and concretizing plans going forward. Dr Avelardo Valdez from the University of Houston (also NHSN Steering Committee member) and Dr. Bryan Page (Chair of Dept of Anthropology at University of Miami and former NHSN Steering Committee member) served as offsite dissertation advisers. In addition, there were many individuals from the NHSN and NIDA (including Drs. Yonette Thomas, Hortensia Amaro, Rafaela Robles, Ana Anders, and so many others) that shared their own trials and tribulations, and these experiences served as wonderful guidelines for my own trajectory. Presently, I am Senior Fellow in Hunter College’s Brookdale School of Community and Urban Health under the guidance and tutelage of Dr. Beatrice Krauss, a renowned HIV researcher. In short, my academic experiences are grounded fully in ethnography and field research, and as a Qualitative researcher I was very fortunate in the training and guidance I received from these gifted researchers and professors. Aula de Alcoholismo y Policonsumo agradece al Dr. Tiburcio su colaboración.

Interesante editorial de la revista Adicciones

desembocaduraFrancisco Pascual Pastor presenta un editorial en el volumen 27, número 4 de la Revista Adicciones (año 2015) en el que se detiene en la consideración de los grupos de ayuda mutua como herramienta terapéutica en el policonsumo de sustancias. Comenta en el editorial las características, objetivos y utilidades de este formato terapéutico, señalando no obstante, la importancia de aunar la metodología y la necesidad de contar con una evaluación más detallada, para constatar con base en la evidencia los beneficios de los grupos de ayuda mutua. Acceso al editorial.

Entrevista a Sebastián Girón. Centro de Drogodependencias de Cádiz

  1. El Profesional.La labor del Dr. Girón se desarrolla en las tres vertientes que completan el rol de un profesional consagrado, es decir, la vertiente de la intervención, de la docencia y, por último, de la investigación.Actualmente, y en el marco del ámbito de la intervención, ejerce su actividad profesional en el Centro Provincial de Drogodependencias de Cádiz. En cuanto a la actividad docente, el dr. Girón está acreditado por la FEATF como supervisor docente, e imparte seminarios de formación para profesionales en la escuela “Caleidoscopio” (www.escuelacaleidoscopio.com).Finalmente, y en el área de la acción investigadora, el dr. Girón cuenta con numerosos trabajos publicados en diferentes revistas científicas. Destacamos:

 

  • Abordaje familiar del alcoholismo (1.998), en Revista Systémica, nº4-5 pp. 65-88.
  • Acogida y análisis de la demanda en pacientes con síndrome de dependencia alcohólica(1.995). Revista Española de Drogodependencias, 20 (1) pp. 49-58.

 

Aula de Alcoholismo manifiesta su agradecimiento al dr. Girón por la atención y el cuidado que ha prestado, a través de su colaboración.

1) ¿Qué hace que una persona llegue a ser alcohólica?Hoy en día se acepta que la dependencia a cualquier sustancia tiene su etiología en la interacción de factores múltiples: unos derivados directamente del individuo que se va a hacer dependiente (su funcionamiento psíquico y su dotación genética); otros derivados de la sustancia, en este caso de los efectos psicoactivos que tiene el alcohol (desinhibidor, euforizante, “ansiolítico”, etc.); y por último de factores sociales y ambientales que determinan la accesibilidad de cada persona al uso de la sustancia (y que tienen que ver con la producción, la distribución, la promoción y la venta del alcohol). Al analizar detenidamente cada uno de estos factores vamos a encontrarnos con que el desarrollo de la dependencia al alcohol en cada persona expuesta a hacerse dependiente será distinto. Posiblemente haya personas con vulnerabilidad genética a hacerse dependiente, personas con vulnerabilidad psicológica o psicopatológica; y personas que comienzan a consumir y se hacen dependientes dentro de un contexto social permisivo o potenciador del consumo.En el caso en concreto de la droga “alcohol” quizás resulte mas apropiado hablar de “Alcoholismos” en plural, antes de responder de una forma adecuada a la cuestión de la dependencia. En efecto, varios autores e investigadores han expuesto, a lo largo del tiempo sus respectivos puntos de vista sobre algunas características diferenciales en los individuos, con respecto a su manera de vincularse al alcohol y con respecto a las consecuencias del consumo y a las posibilidades terapéuticas. Si bien históricamente ha habido una evolución de la conceptualización de la dependencia alcohólica, desde ser considerada como un trastorno de la voluntad y por tanto ser enjuiciada desde un punto de vista exclusivamente moral, la realidad es que las aportaciones científicas, tanto biológicas como psicológicas, han dado lugar a que, en estos momentos, haya una conceptualización clínica que se ha aproximado de una forma mas aceptable a la compleja realidad de la dependencia del alcohol.Merece la pena recordar algunos autores y sus aportaciones por ser de utilidad para aclarar las causas que conducen a que una persona termine por padecer un alcoholismo. Jellineck publicó en 1960 un trabajo, hoy considerado ya clásico, sobre los distintos tipos de dependencia de alcohol que sentó las bases de las clasificaciones ulteriores. Básicamente y considerando dos criterios para dicha clasificación (la perdida de control ante el alcohol y la capacidad para abstenerse de beber) propuso cinco situaciones de partida diferentes que podían conducir a que una persona se hiciese dependiente. Las diferencias entre cada una de estas formas de ser alcohólico no sólo se refieren a cómo se llega hasta ellas sino también a sus implicaciones clínicas. Posteriormente, un autor español, Alonso Fernández en 1988, partiendo de la tipología de Jellineck, propuso una nomenclatura específica que hace referencia a la fenomenología clínica implícita en cada una de estas formas de beber. Ambas tipologías y sus correspondencias se muestran en la Tabla 1.Tabla 1. Tipología de Alcoholismos.

Tipología de Jellineck Tipología de Alonso-Fernández
  • Alfa. No existe dependencia fisiológica; predominan los factores psicológicos. Perdida de Control/Capacidad de Abstinencia
  • Bebedor enfermo psíquico
  • Beta.No existe dependencia fisiológica; los factores socioculturales son determinantes. No perdida de Control. Capacidad de Abstinencia al principio.
  • Bebedor Alcoholizado
  • Gamma. Existe dependencia fisiológica; los factores psicológicos son los más importantes etiológicamente; grave reducción de la capacidad de control. Perdida de Control, Capacidad de abstinencia al principio.
  • Bebedor alcoholómano
  • Delta. Dependencia fisiológica; los factores sociales son determinantes; control sobre las cantidades de alcohol al principio, pero incapacidad para abstenerse.
  • Bebedor Excesivo Regular
  • Épsilon.Sin dependencia fisiológica; estado habitual de abstinencia de varias semanas con episodios de ingesta masiva. Perdida de control episódica. Capacidad de abstinencia.
  • Bebedor episódico

Por terminar y resumir la respuesta, hemos de pensar que las vías a través de las que alguien puede llegar a hacerse alcohólico son varias y que en ellas pesan mucho los factores genéticos, de personalidad y los ambientales (educacionales en sentido estricto y culturales en sentido amplio).

2) El hecho de que el alcohol sea una droga legal, ¿influye para que el alcoholismo sea diferente de otras adicciones?Las diferencias en la evolución y el curso clínico de los alcoholismos dependen de múltiples factores. Por señalar quizás los más importantes tengamos que detenernos en los que determinan como se inicia la enfermedad, en los relacionados con la farmacocinética del alcohol en el organismo y a sus efectos sobre el funcionamiento de diferentes órganos y aparatos. Resulta obvio que la circunstancia de que el alcohol sea legal influye sobre su accesibilidad, su disponibilidad y sobre la mitología que lo envuelve (orexígeno, calorígeno, analgésico, etc.).Eso contribuye a que las personas tengan menos dificultades a la hora de evaluar si deben o no consumirlo. En ese aspecto evidentemente es diferente a otras adicciones. Luego, por su farmacocinética y por su farmacodinamia, encontraremos igualmente diferencias con respecto a otras sustancias legales o ilegales, ya que la alcoholización del organismo va a ser un proceso dependiente de las cantidades de alcohol consumidas, de los tipos de alcohol tomados y de la frecuencia con que se intoxica la persona, además de con su propia idiosincrasia o vulnerabilidad para hacerse tolerante a sus efectos.

3) ¿Cree que es imprescindible convertir al alcohol en un objeto fóbico para lograr el éxito en la abstinencia?La abstinencia de alcohol debe ser el resultado final de un proceso terapéutico donde se pongan en marcha todas las estrategias necesarias para conseguirlo. Dado que no hay un tipo de alcoholismo, ni todas las personas con dependencia al alcohol han llegado a la misma a través del mismo camino, no es lógico pensar que solamente haya una fórmula de tratamiento para lograr la abstinencia de alcohol. Con ello lo que quiero subrayar es que quizás haya personas para las que la estrategia de convertir el alcohol en objeto fóbico pueda ser útil.Sin embargo, para una gran mayoría de personas, que deben aprender a vivir y a desenvolverse en la vida sin beber alcohol, parece mas razonable partir de la premisa de que el alcohol es algo que está en nuestro medio ambiente y es muy accesible, que hay personas con recursos propios que le permiten hacer un uso no perjudicial del mismo, y que es posible asumir la abstinencia al alcohol como resultado de un cambio en los estilos de vida, incluyendo los aspectos lúdicos y recreativos que seguramente en la vida del alcohólico han estado asociados al consumo del alcohol. Se trataría por tanto de descubrirse uno a sí mismo como con capacidad para manejar las contingencias cotidianas sin necesidad de recurrir a la bebida.

4) El hecho de que el alcoholismo tenga componentes tanto biológicos, como psicológicos y sociales, ¿dificulta la unificación de teorías sólidas sobre dicho trastorno?En la primera pregunta he intentado aclarar que la dependencia al alcohol puede ser resultado final de una combinación variable de factores biológicos, psicológicos y sociales. Y que dicho “resultado final” lo único que tiene en común es la utilización del alcohol y la conversión del organismo en un ente alcoholizado. Si nos atenemos a la tipificación simplificada – con respecto a la de Jellineck – de Alonso Fernández (Alcoholomano, Bebedor Enfermo Psíquico y Bebedor Excesivo Regular) ya encontramos diferentes teorías o hipótesis explicativas sobre la instauración de la dependencia que lógicamente van a tener influencia, al menos a nivel teórico, sobre los cursos evolutivos y los abordajes terapéuticos.

Si a un Bebedor Enfermo Psíquico le tratamos adecuadamente su trastorno, probablemente eso incida en que no tenga que utilizar el alcohol de la forma dependiente a la que había llegado. En el caso del Bebedor Alcoholómano, seguramente el tratamiento tiene que poner más énfasis en los aspectos alterados de la personalidad que le conducen a pensar y a sentir, que sólo se puede realizar como persona bajo la intoxicación de alcohol. Así que, efectivamente, pienso que es muy complicado llegar a formular una teoría unificada de la dependencia al alcohol.

5) ¿Ha derivado a algún paciente a alcohólicos anónimos? ¿Por qué?Vengo sosteniendo a lo largo de esta entrevista que hay diferentes tipos de alcoholismo, que requieren diferentes tipos de abordaje o de estrategias de tratamiento. Si además a ello le añadimos que no hay enfermedades, sino enfermos, entonces resulta más fácil entender que los recursos terapéuticos para este problema deben ser variados y adaptables a las características peculiares de cada paciente. En efecto, pienso que el mejor tratamiento es aquel al que el paciente se puede adaptar y no al contrario.Se ha demostrado que para una gran mayoría de pacientes alcohólicos el tratamiento de elección para el logro y mantenimiento de la abstinencia es la terapia de grupo. Hay muchos tipos de abordajes en grupo: terapias psicodinámicas, gestálticas, psicodramáticas, sistémicas, de autoayuda, etc. Es posible que por el tipo de alcoholismo y por el tipo de personalidad, la persona encaje mejor en un determinado tipo de abordaje grupal que en otro, y que dicho acoplamiento sea útil y eficaz para sus propósitos. Por eso creo que no hay que descartar ningún tipo de recurso terapéutico. A veces he visto a pacientes que no se han sentido entendidos en los grupos de alcohólicos rehabilitados y que han encajado y han mantenido la abstinencia en Alcohólicos Anónimos, igual que también en mi experiencia he podido observar lo contrario.

6) ¿Cuál es el tratamiento ideal para un enfermo alcohólico?Claramente el tratamiento que se acomode a las necesidades terapéuticas del paciente y que logre que alcance la abstinencia de alcohol vivida no como incapacitantepara su vida sino como algo que le va a permitir seguir creciendo a nivel personal. No existen tratamientos ideales ya que no hay pacientes “ideales”. Lidiar con la falta o con las debilidades de la motivación y con los riesgos de la recaída deberían ser facetas imprescindibles en la formación y el entrenamiento de los terapeutas que se dedican al campo del alcoholismo. Además, cuando el paciente se adhiere al tratamiento y a su terapeuta o equipo de terapeutas, va a ser mucho mas fácil combatir las vicisitudes que se le van a plantear una vez lograda la abstinencia de alcohol.

7) Realmente, ¿se puede hacer prevención del alcoholismo en una cultura del alcohol, como la nuestra?El asunto de la prevención primaria en el alcoholismo, en las drogodependencias y en otros trastornos mentales es de tal complejidad que a mi juicio resulta casi un objetivo imposible. Estamos comentando que la dependencia es la resultante final de la interacción de variables biológicas, psicológicas y sociales. La prevención primaria de la dependencia al alcohol contemplaría todo un conjunto de medidas destinadas a evitar que esos factores finalmente interactuaran produciendo la dependencia.Pensemos por un momento en el cólera. Esta infección es producida por una bacteria que, por sí misma y sin que ningún vehículo la lleve hasta su huésped, no va a producir la enfermedad. Por tanto hace falta que interactúe el agente causal (el v. Cholerae), un medio de transporte (agua contaminada con la bacteria) y un receptor (la persona que finalmente beberá el agua con una cierta predisposición a que el agente infeccioso penetre en su organismo). Dado que la bacteria y las aguas contaminadas están presentes en determinados medio-ambientes, hay dos posibilidades de realizar prevención primaria: desinfectar las aguas a través de productos químicos o de procedimientos físicos (ebullición) o vacunar al posible receptor.En el campo de las adicciones y los trastornos mentales estamos hablando de factores de tipo genéticos o biológicos, de vulnerabilidad psicológica – aspectos relacionados con el temperamento y con la crianza – modelos sociales – familia y cultura, etc. Son tantos y tan variados que parece complicado encontrar una vía para actuar sobre ellos o para encontrar una “vacuna”. Se ha demostrado que la información por sí misma no resulta un mecanismo preventivo. Y la educación, que posiblemente pueda ser la actividad con mayor trascendencia, a su vez depende de demasiados factores (familiares, de la escuela, de los medios de comunicación, etc.) como para poder controlarlos de forma eficiente. Por eso vivir en una cultura alcohólica es un elemento mas, que dificulta, pero del que no depende exclusivamente, la prevención del alcoholismo.

8) ¿Qué lugar de prioridad ocupan para ud., los fármacos de cara al tratamiento del alcoholismo?El tratamiento de la dependencia del alcohol debe ser, ante todo, individualizado: es decir, debe atender las particularidades de la persona, de las circunstancias familiares y sociales que la rodean y de sus propias capacidades para resolver el problema. Los terapeutas debemos establecer estrategias de tratamiento, con objetivos específicos en cada etapa, y con la articulación de los recursos que puedan ayudar mejor a lograrlos.Los tratamientos farmacológicos tienen una eficacia demostrada en la desintoxicación y en la deshabituación del alcohol. El resultado final de la intervención terapéutica en cada caso en particular dependerá de una buena integración de los tipos de técnicas empleadas. En algunos casos, resultará imprescindible por ejemplo el empleo de interdictotes (Cianamida o disulfiram) para consolidar la abstinencia, pero en otros casos no. Por tanto, en sí mismos, los tratamientos farmacológicos no son más o menos prioritarios: dependerá de las necesidades peculiares de cada paciente y de sus propias posibilidades de enfrentarse a la abstinencia.

 

Sobre Medline Plus

En la página de Medline Plus se puede encontrar información sobre alcoholismo. Esta página es de carácter divulgativo, pero sin dejar de ser rigurosa en la información que facilita. En ella puedes encontrar información sobre la sintomatología del alcoholismo, las causas de este trastorno, las pruebas y exámenes, y también sobre su tratamiento.

En la vocación de servicio de Aula de Alcoholismo, os dejamos del enlace para vuestra consulta.

Nueva Red Social especializada en adicciones

En su interés por seguir aportando al estudio y los avances en el problema de las adicciones, el equipo de Aula de Alcoholismo ha desarrollado la primera Red Social especializada en adicciones

Vamos a construir una gran Red Social Especializada en temas sobre adicciones Addvanced www.addvanced.com (funciona muy parecida a Facebook). Vamos a registrarnos el mayor número posible de personas interesados en la investigación, prevención e intervención en adicciones. Vamos a difundir este mensaje

Equipo de Aula de Alcoholismo

El alcohol según datos de la OMS

La Organización Mundial de la Salud recoge datos sobre la mortalidad (3,3 millones de muertes en todo el mundo), morbilidad y lesiones en las que ha intervenido el alcohol. Estos datos deben invitar a una reflexión acerca de los perjuicios que esta sustancia ocasiona entre la población.

Puedes acceder a toda la información en la página web de la OMS en el siguiente enlace

Informe del Plan Nacional sobre Drogas 2013

El Informe de 2013 elaborado por el Plan Nacional Sobre Drogas referidos al alcohol, tabaco y drogas ilegales, recoge datos sobre la prevalencia del consumo de las diferentes sustancias entre la población general, categorizando por edad, género y comunidad autónoma.

Nota: Los enlaces externos no son propiedad de Aula de Alcoholismo

Acceder al informe en la página del Plan Nacional Sobre Drogas

Recursos de ayuda

Dispostivos más comunes que ofrecen ayuda para el tratamiento del alcoholismo:

Alcohólicos Rehabilitados: Se trata de un movimiento social y sanitario, que se dedica a informar, prevenir y tratar los problemas relacionados con el alcohol, así como a la inserción social del enfermo alcohólico. Ello se lleva a cabo desde el trabajo de asociaciones y federaciones.

Alcohólicos Anónimos: Alcohólicos Anónimos es una comunidad extendida por todo el mundo. No promueven investigaciones sobre el alcoholismo, ni sobre tratamientos médicos. Su objetivos es la sobriedad continuada de todos aquellos que acuden a ellos para pedir ayuda. Llevan a cabo un método terapéutico estructurado en doce pasos.

Centro de Atención al Drogodependiente, Centros de Tratamiento Ambulario, etc: Se trata de un centro de tratamiento que normalmente combina seguimiento médico, psicológico y social, regulados por los Planes Autonómicos sobre Adicciones. Entre sus funciones están el asesoramiento, el diagnóstico, el tratamiento, la derivación a otros dispositivos, colaborar con los centros de salud, etc. Son de carácter ambulatorio.

Comunidad Terapeutica: las Comunidades Terapeúticas son dispositivos de tratamiento con carácter residencial que obedecen a una jerarquía con etapas de tratamiento con niveles cada vez mayores de responsabilidad personal y social. Su trabajo está enfocado al logro del desarrollo de habilidades sociales y de responsabilidad, mediante la influencia entre compañeros.

Movimiento Asociativo: Asociaciones diversas que estén registradas convenientemente y que prestan ayuda a las personas con problemas de alcoholismo.

Recursos de Inserción Laboral: A nivel nacional el Programa Incorpora. Existen más recursos y programas que son diferentes en función de las comunidades autónomas.Si tiene problemas con el alcohol, o alguien cercano a usted los tiene, puede recurrir a su centro de salud más próximo, a un centro de tratamiento ambulatorio para atención a adicciones, o a la delegación de los servicios sociales municipales de su localidad. Ellos deben valorar su situación y derivarle a un centro adecuado de tratamiento.

¿Se puede curar el alcoholismo?

El alcoholismo es un trastorno con tendencia a cursar crónicamente. Hasta ahora el tratamiento más eficaz es la abstinencia. Esto se consigue de manera general con la combinación de farmacoterapia y psicoterapia. También viene siendo aceptado el consumo controlado en función del caso. Si bien es cierto que en los enfermos/as alcohólicos/as de larga duración dado el daño orgánico y psicosocial, así como el dramatismo de las recaídas, se hace necesaria la abstinencia total. Hay una creencia extendida que afirma que de las recaídas se aprende, pues quienes opinen así, deberán saber que se aprende más estando sobrio. La terapia del alcoholismo debe perseguir al menos, dos objetivos:

Desintoxicación:

  • Abandono del consumo.
  • Rehidratación y recuperación del equilibrio de los electrolitos
  • Régimen alimentario adecuado.
  • Suplemento de vitaminas y minerales.

Deshabituación: sustituir aquellas actividades y lugares que se han asociado al consumo de alcohol.

Tratamiento Farmacológico:Fármacos destinados a neutralizar el síndrome de abstinencia.Fármacos destinados a disminuir la intensidad del deseo de consumir.Fármacos que provocan una reacción desagradable como consecuencia del consumo de alcohol.

Terapia Psicológica:La terapia psicológica se puede aplicar en diferentes formatos:

  • Terapia Individual: Es la que se establece entre el terapeuta y el paciente. Estudia la relación del paciente consigo mismo, y el mundo que le rodea.
  • Terapia de Pareja: Interviene sobre la relación de los cónyuges.
  • Terapia de Familia: Interviene sobre las relaciones en el seno de la familia.
  • Terapia de Grupo (la más extendida en el tratamiento del alcoholismo): Permite dar respuesta a un número mayor de pacientes en poco tiempo. El grupo actúa de apoyo. Permite compartir las experiencias, combatir el sentimiento de soledad, y mediante la identificación entre sus miembros, proporciona al paciente una identidad social renovada y favorece el aprendizaje de nuevas estrategias.
  • Grupos de Terapia:Casi la totalidad de los centros y asociaciones que trabajan con enfermos alcohólicos, emplean la terapia de grupo como elemento fundamental de terapia. De forma general, pueden existir dos tipos de grupos:
  • Grupo de Acogida: En este grupo tienen cabida los que se inician en la terapia. Suelen estar dirigidos por un enfermo/a alcohólico con suficiente experiencia.
  • Grupo de Terapia: Este grupo es de nivel más avanzado y suele estar integrado por enfermos alcohólicos que tras su paso por el grupo de acogida han adquirido una madurez suficiente en su proceso terapeútico. Suelen estar dirigidos por un profesional de la psicología o la psiquiatría.